DESAS 3.

 

El objetivo principal de este proyecto, es describir algunos de los mayores desastres del siglo 20 y lo que va del 21, tomando en cuenta el impacto que cada uno de ellos produjo en la población en su momento de ocurrencia.

Los eventos se narraran de manera agradable, con un lenguaje sencillo y ligero para todo público, bajo la premisa que esta columna debe educar, entretener e informar y a la vez desempeñar un papel fundamental, en la divulgación de la historia de los desastres, como contribución a la preparación de la población para enfrentar estos fenómenos.

Se darán conceptos y consejos importantes acerca de que hacer antes, durante y después de que ocurra un desastre sea natural o no, para que el lector se familiarice con el manejo de estos eventos adversos y pueda de alguna manera entender la filosofía de cada fenómeno natural los cuales como debemos saber conviven con nosotros y por ende forman parte de nuestras vidas.

La idea es sembrar la semilla de la Cultura de La Prevención de Desastres, en cada uno de los lectores y así contribuir a mejorar el nivel de vida de las poblaciones actuales y futuras.

Atentamente.

Geog. Antonio Artiles Morin.

   

 

Cultura de la Prevención.

Consejos de Seguridad para Vacaciones:

Antes de Salir:

1- Evalúe su casa desde la perspectiva de un ladrón, busque fallas de   seguridad, desde dentro y fuera de la casa.

2- Asegure puertas y ventanas, compruebe la resistencia de las         cerraduras y ventanas que den al exterior y asegurese que queden bien cerradas.

3-  No olvide cerrar las válvulas de gas, llaves de agua y                    desconecte los aparatos eléctricos.

4-  No divulgue ni la marcha ni el destino, así como el tiempo de          ausencia a personas desconocidas.

5-  Hable solo con los allegados y deje un teléfono de contacto y una posible dirección.

6-  Facilite una llave a un familiar o amigo de confianza, para que        realice visitas esporádicas a la vivienda y recoja la                      correspondencia.

7-  Evite viajar con grandes cantidades de dinero en efectivo.

8-  No olvide sus documentos personales.

 



 

 

 

 

La Conservación del Ambiente y la Prevención de los Desastres Naturales no Generan Votos.

 

                                                          Por: Geog.Antonio Artiles Morin.

                            Experto en Prevención de Desastres Naturales

 

  El siglo XXI, será clave para el mantenimiento de la humanidad sobre la tierra. Los desastres naturales como terremotos, huracanes, tsunamis, inundaciones, el calentamiento global, la escasez de alimentos, agua potable y oxigeno puro, serán las amenazas importantes, con las que hay que lidiar para poder vivir.

  Ya no importa si hay políticos de derecha e izquierda o de cualquier creencia, por fin todos seremos iguales y vamos a tener que adaptarnos los unos a los otros, para poder sobrevivir al estilo del más lujoso y oneroso reality show.

  Es necesario que entendamos que ya es tarde, que lo que se dañó, dañado está, así los expertos y los políticos nos digan lo contrario, sino ahí les va un ejemplo:

  Según datos obtenidos de diferente estudios realizados por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en aproximadamente 20 años no tendremos agua potable, eso significa que no vamos a poder alimentarnos y que en poco tiempo  dejaremos de existir. Sin ir muy lejos, veamos la situación en Darfur  al oeste de Sudán en el Continente Africano. Este conflicto se esta abordando con amenazas militares, sanciones y en general con la disyuntiva entre la guerra y paz. Sin embargo, el origen verdadero del conflicto es la extrema pobreza de la región que se incremento alarmantemente en los años 80 debido a una sequía que ha durado hasta el presente.

  El verdadero problema es que el cambio climático ha modificado el proceso pluviométrico en toda el Africa y en especial las áreas  al sur del desierto del Sahara, donde la vida en un altísimo porcentaje depende del agua proveniente de las lluvias y en donde la sequía significa la muerte. Según J.D.Sachs Director del Instituto de La Tierra de La Universidad de Columbia: “Darfur esta atrapado en una trampa mortal inducida por la sequía, pero a nadie se le ha ocurrido que valga la pena abordar la crisis  de Darfur desde una perspectiva de desarrollo  de largo plazo, en lugar de una perspectiva de guerra”. En este sentido, Darfur necesita más una estrategia del agua que una estrategia militar.

  Según Alex Kirby especialista en ambiente de la BBC, “la crisis provocada por la falta de agua en el mundo es fácil de entender pero difícil de resolver”. Ahora, la falta de sensibilización de los políticos, es lo que ha hecho difícil resolver este problema ya que  muchos son ignorantes del asunto y otros dentro de las decisiones que toman no contemplan inversiones suficientes que ayuden a desarrollar alternativas que conlleven  a soluciones viables.

  En consecuencia, el problema del agua se ha convertido en el principal obstáculo de desarrollo desde el punto de vista  económico en el mundo. Es sabido que en el mundo se gastan miles de millones de dólares en guerra  y en desarrollo de armas  de destrucción masiva y prácticamente no se hace nada para asegurarle el futuro a las generaciones venideras.

  En conclusión, con el aumento de la población mundial, el crecimiento económico y el cambio climático, nos enfrentaremos a uno de los retos más importantes de la humanidad, como es el de preservar la especie humana en el tiempo. ¡Así que a  trabajar sin parar!

 

 

 

 

CONOSCAMOS Y ENTENDAMOS LOS DESASTRES NATURALES.

                                                             Por Geog. Antonio Artiles Morin

                                                               

 Este artículo, tiene como objetivo que los niños contribuyan a proteger su entorno de los peligros naturales. Los huracanes, terremotos, inundaciones y otros fenómenos naturales extremos han estado siempre presentes en la naturaleza y en la historia de la humanidad.

 Sin embargo, actualmente el número de personas  vulnerables a los desastres es mayor, debido al rápido crecimiento de la población, al aumento de la degradación ambiental y a la pobreza. Como resultado, cada 10 años, las catástrofes provocan la muerte de 500.000 personas aproximadamente (ONU) y dejan sin hogar a varios millones más. Las pérdidas económicas ocasionadas por los desastres naturales se han triplicado en los últimos 30 años. (ONU)

 Una acción continuada de la comunidad, puede contribuir a cambiar estas tendencias, y los niños desempeñan dos papeles esenciales en este proceso. Primero, mediante actividades escolares que prevean la participación de su comunidad, los niños pueden aumentar la sensibilidad pública sobre los riesgos y motivar a los demás para que tomen  medidas de protección, los niños son también la clave para instaurar una cultura de la prevención. Segundo, para conseguir un mundo más seguro en el siglo XXI, nuestras sociedades pueden aprender desde una temprana edad a  respetar nuestro medio ambiente y a comprender las consecuencias del desarrollo adquiriendo buenos hábitos para el resto de sus vidas.

 La Naturaleza es la Fuente de la Vida.

 La naturaleza que nos rodea es la fuente de la vida. El sol hace crecer las plantas y los árboles. El suelo cercano a los ríos o el de la base de los volcanes, es fértil y bueno para los cultivos. Pero demasiado sol o demasiada lluvia son malos para las plantas y las inundaciones o los fuertes vientos pueden destruir ciudades enteras.

 ¿Que es un Desastre Natural?

Un desastre natural, se produce cuando se presentan estas tres condiciones:

 . Se produce un fenómeno natural extremo.

 . En un lugar donde vive mucha gente.

 . El fenómeno toma por sorpresa a la gente, porque sus efectos son inesperados o demasiado grandes.

  Desastre es toda aquella situación de crisis, que altera súbita o lentamente las condiciones de vida, ya que provoca sufrimiento, daño o pérdida a las personas, así como a los bienes y al espacio en que convivimos. (UNESCO)

 ¿Los Desastres los Provoca la Naturaleza o las Personas?

 Los fenómenos naturales extremos pueden ocasionar catástrofes, pero algunos fenómenos que parecen naturales están ocasionados por el hombre. Demasiada lluvia o demasiado poca, pueden provocar inundaciones o sequías. Pero las inundaciones y las sequías también pueden producirse porque no cuidamos la tierra  adecuadamente.

Los desastres no solo son producto de las condiciones físicas, pues hay una serie de condiciones de carácter social que permiten su ocurrencia, por lo que habría que conocerlos. Así, por ejemplo: un sismo en un lugar despoblado no tiene ninguna relevancia, pero si un sismo se produce donde se asienta una gran ciudad, el desastre puede ser gravísimo como fueron los casos en los terremotos de Haití y Japón y no fue la naturaleza la que decidió la ubicación de las ciudades afectadas.

 Los Desastres no son  Fenómenos Naturales, sino Problemas Sociales. (UNESCO)

 Debemos recordar que los desastres ocurren por la forma en que los seres humanos se relacionan y utilizan el medio ambiente por lo que las acciones humanas han gestado las condiciones para que los desastres ocurran. (UNESCO) Por eso es necesario creer en la voluntad de cambio de la gente en especial la de los niños, mediante la creación de nuevos valores y acciones podemos reducir y evitar las condiciones de desastre futuras.

 No Te Asustes, Prepárate.

 Se Consciente: Infórmate sobre la historia de tu zona. Pregunta a tu familia y amigos si han sufrido alguna catástrofe. Infórmate sobre las pautas meteorológicas, los movimientos internos de la tierra, etc. y como afectan al medio ambiente.

 Comparte: Utiliza dibujos, periódicos, radio y televisión para informar de lo que has aprendido.

 Prepárate: Descubre lo que quieren decir los avisos de alarma. Identifica los lugares seguros a donde ir. Realiza ejercicios de simulación de evacuación. Prepara un equipo de supervivencia.

 Como puedes ver, la naturaleza afecta al hombre y el hombre afecta a la naturaleza. Esto significa que la seguridad no es simplemente suerte. Tú puedes reducir los efectos de las catástrofes, si eres CONSCIENTE, COMPARTES y te PREPARAS, así que MANOS A LA OBRA

 

TODOS SOMOS CULTURA DE LA PREVENCION.

                                                 Por Geog. Antonio Artiles Morin.

  Partiendo del principio básico elaborado en la Estrategia de Yokohama Japón en 1994 en el cual se estableció que: “Cada país tiene la responsabilidad primaria de proteger de los efectos de los desastres naturales a sus habitantes, sus infraestructuras y otros bienes nacionales”

  Debemos entender que no solo las autoridades locales y nacionales están comprometidos con este principio, sino que todos nosotros debemos hacer que este se convierta en un compromiso moral y en una obligación. Lo que quiere decir que debemos ocuparnos por nuestra propia cuenta de aprender a cuidarnos y cuidar a nuestras familias y amigos.

  Es importante, que prestemos más atención a las actividades relacionadas con las emergencias por que nunca sabemos cuando podremos ser victimas de algún percance y no saber que hacer seria muy preocupante, hace unos días se me ocurrió hacer una pequeña encuesta en un centro comercial de Miami y la única pregunta que hice fue: usted tiene hecho el plan de emergencia familiar contra desastres? el 85% de las personas encuestadas dieron respuestas muy diversas como por ejemplo: que plan es ese?, para qué?, aquí no pasa nada, el gobierno se encarga de eso o simplemente no.

  Es notorio la falta de conocimiento con relación al plan familiar tomando en cuenta que vivimos en un área de alto riesgo de huracanes, tornados e inundaciones y la culpa no es solo de la población, el problema va más allá de una simple campaña por televisión, radio y prensa que desarrolla el estado, donde se utiliza mucha información sobre los desastres pero que no llega a su destino.

  De acuerdo a una simple investigación que hice, los latinos somos los que menos conocimientos tenemos sobre el tema ya que la mayoría de la información está escrita en inglés y nos cuesta entenderla porque muchos latinos no dominamos este idioma. Ante esta situación, surge la necesidad de apoyar a este grupo de la población con información en español para que pueda sentirse más segura.

  La prevención de desastres debe llevarnos a crear una cultura, en la que todas las personas, como actores sociales, participen en el diseño de los planes de emergencia, teniendo como objetivo principal la preparación de la población para enfrentar con anticipación a una emergencia.

  Con el aumento de la vulnerabilidad a los peligros simples en las grandes ciudades, se tiene que considerar a los sistemas encargados de la gestión de los desastres como uno de los recursos más valiosos en la vida cotidiana de la gente, por esa razón hay que integrarse a los mismos para garantizar el bienestar y acabar con la actitud pasiva de la comunidad para construirse ella misma una sociedad más segura.

  Para finalizar, en 1993, James L. Witt, director de la Agencia Federal para la Gestión de la Emergencia (FEMA), recomendó que se educara a la población sobre lo que tenía que hacer antes, durante y después de una catástrofe. Sin embargo se nota la ausencia de asignaturas en los colegios y universidades acerca de la prevención de desastres así como en el sector laboral y comercial. Basado en esto es necesario entender que la preparación para enfrentar a los desastres debe partir de una educación integral de la población que le garantice el conocimiento y el manejo de los conceptos básicos sobre la prevención de desastres.

 

ES MEJOR PREVENIR QUE LAMENTAR.

 

                     Por Geog. Antonio Artiles Morin

 

 Las amenazas naturales constituyen un factor de riesgo muy importante, tanto para la vida de los seres humanos como para el desarrollo social. Durante la última década, muchas personas han muerto o han sido afectadas por los desastres naturales en el mundo.

 

Todo país sea rico o pobre, es vulnerable a los peligros naturales, sin embargo el 95 % de los desastres ocurre en los países en desarrollo. Esto es alarmante ya que la vulnerabilidad sigue creciendo y para el año 2050 aproximadamente se estima que la población del mundo, estará altamente concentrada en áreas expuestas a los peligros naturales y prácticamente ningún país escapará a esta realidad,

 

Los seres humanos son los agentes activadores  de los desastres, las decisiones tomadas por los individuos en todos los sectores, a todos los niveles, ejercen una gran influencia colectiva en la vulnerabilidad de una comunidad.

 

Es un hecho comprobado que podemos reducir la extensión e intensidad de algunos desastres, estableciendo estrategias diseñadas a partir del modelamiento cartográfico de la amenaza, en el cual se establezcan zonas con distintos grados de vulnerabilidad ante los desastres naturales. Existen medidas de preparación, prevención y respuestas a las emergencias en las áreas previamente zonificadas de probada eficacia que podrían emplearse con gran provecho, y no podemos escudarnos en el carácter limitado de los recursos disponibles, porque a largo plazo estas medidas para la reducción de desastres resultan mucho mas baratas que el paliar a posteriori los efectos del desastre es decir auxilio inmediato y reconstrucción de las áreas afectadas.

 

Las cifras manejadas con relación  a la frecuencia de ocurrencia de los desastres naturales son realmente alarmantes, como promedio anual durante los últimos 30 años, los desastres en el mundo han causado la muerte a miles de personas y afectaron a millones, así como ocasionaron millones de dólares en pérdidas económicas, sin embargo, lo peor es que las estadísticas demuestran, que estos impactos están aumentando, por ejemplo las repercusiones de los cambios previstos en la aparición de amenazas meteorológicas extremas, como resultado de los cambios climáticos globales durante los próximos 20-30 años y sus implicaciones en las actividades humanas, exigen nuevos enfoques en la planificación del espacio y la elaboración de políticas de desarrollo.

 

En el mundo, el auxilio tras el desastre continua siendo la manera en que se enfrenta a estos fenómenos, como fue el caso de New Orleans con el huracán Katrina y con el terremoto de Haití,  ya que los organismos encargados de la prevención de desastres, no poseen un criterio común para diseñar planes que sirvan, tanto para la prevención como para la restauración de los lugares afectados por los fenómenos naturales. Por esta razón es que las principales ciudades del mundo son muy vulnerables debido al crecimiento, muchas veces anárquico a las que son sometidas por las presiones urbanas.

 

Debido al escaso conocimiento que tiene la población, acerca de las amenazas a las cuales pueden enfrentar una vez que se manifiesta como desastre natural, se ubican en áreas de alto riego, aumentando de esa manera la vulnerabilidad de dichas áreas, ya sea por el desconocimiento de las normas de zonificacion urbana, o en algunos casos bajo el consentimiento de las autoridades que permiten la instalación de actividades en las mismas. En este sentido los organismos como los Bomberos, Cruz Roja, Rescate, etc., al producirse un evento desastroso, solo se ocupan de prestar los servicios de rescate de victimas y su posterior ubicación en los lugares improvisados para tal acción, con la gama de problemas que significa atender a una población que generalmente no posee ni maneja conocimientos básicos sobre la ocurrencia y consecuencias que trae consigo los desastres naturales.

 

Los desastres naturales han venido siendo un motivo de seria preocupación, para la comunidad mundial en virtud que sus efectos negativos son cada día más destructores y costosos. Sin embargo, en muchos países no existen planes de prevención  de desastres que se relacionen directamente con sus sistemas educativos, de manera que paralelamente se concientize a la población con relación a la prevención, mitigacion y conocimiento de estos fenómenos naturales que conviven con la población cotidianamente.

 

Muchas de las recientes catástrofes han afectado principalmente, a las zonas urbanas, en donde existe una gran concentración de personas que dependen, directamente, de las infraestructuras y servicios esenciales. Las decisiones que se toman en materia de desarrollo y planificación del medio ambiente, han influido en la magnitud y características de estos desastres, en ese sentido no podemos decir que los desastres sean enteramente naturales, ni que sean inevitables. Todos los desastres podrían ser minimizados o, incluso evitados, si las comunidades modificasen sus estilos de vida y planificaran su futuro desarrollo tomando en consideración los desastres naturales.

 

Los gobiernos en el ámbito nacional, estatal y local, no tienen en cuenta las repercusiones que sus decisiones pueden tener con relación a la vulnerabilidad de las comunidades a los desastres naturales. A pesar que supone un gasto mínimo, no siempre se adoptan medidas para la mitigacion de los desastres. Esto se debe a una serie de factores, como la escasa atención a las cuestiones relacionadas con los desastres en los sectores de desarrollo, la ignorancia de las posibles soluciones, la seguridad de la población que un determinado fenómeno natural ocurra y la falta de recursos y experiencia a estos niveles

 

La relación entre desarrollo sostenible y reducción de los efectos de los desastres es obvia y como tal debería considerarse, dado que los desastres se pueden reducir solo si, las amenazas se analizan y se tienen en cuenta en la planificación regional y nacional. Los gobiernos locales deberían estar preparados para afrontar posibles desastres e informar a la comunidad, de manera que los ciudadanos estén conscientes de los riesgos a los que están expuestos y, por consiguiente, saber adoptar las medidas de precaución necesarias, contando con los recursos y técnicas adecuada.

 

Por esas razones, es necesario estudiar y analizar, a través de programas de mitigacion, las situaciones de alto riesgo, especialmente relacionadas con las infraestructuras básicas, peligros tecnológicos y asentamientos de población.

 

La mejor forma de prevenir los desastres naturales es integrar, a todos los niveles los esfuerzos para reducir los desastres al incluir esta consideración en los planes de desarrollo. Pero existen muchos obstáculos para conseguir esta planificación integral. Por ejemplo: los que toman las decisiones no hacen participe del proceso a las comunidades en riesgo. Además, quienes deben realizar la planificación del espacio no suelen estar capacitados para identificar los peligros naturales y obrar en consecuencia, así como también es cierto que, en muchas ocasiones, tanto las personas como los organismos involucrados en los planes de ordenación del territorio y en la prevención de los desastres, trabajan cada cual por su lado, por lo que es muy importante trabajar de manera coordinada, ya que es muy conveniente para la continuación del desarrollo social y para la protección del medio ambiente 

 

Es importante entender, que los desastres no son un problema solamente para quienes viven bajo un peligro potencial-natural, sino que debe ser también de quienes toman las decisiones sobre las políticas de desarrollo y de quienes tienen a su cargo la planeacion física y de las inversiones. En este orden, el plan de ordenación del territorio y el sistema educativo deben involucrar de manera ordenada a los estados, condados y al conjunto de los factores claves de la sociedad, en las tareas de prevención, mitigacion y atención de desastres.

 

La consideración de las amenazas naturales relacionadas con la ordenación del territorio, implica una gestión adecuada de los recursos de la sociedad local. Las zonas urbanas a menudo se ven aquejadas por un mal funcionamiento de los servicios e infraestructuras y por necesidades urgentes de sus habitantes, lo que es un reflejo de una mala planificación del espacio a desarrollar o consolidar. La demanda de seguridad por parte de la comunidad mundial, se esta convirtiendo en una necesidad fundamental en el momento de planificar el espacio.

 

Si consideramos la seguridad como una necesidad básica de la sociedad, el proceso para hacer que esa sociedad sea menos vulnerable a los desastres, se basa necesariamente en un compromiso activo y de participación conjunta por parte de todos los componentes de la población, es decir, se tiene que considerar como un esfuerzo de cooperación entre los diferentes sectores de la administración publica, privada, etc. De manera de garantizarle seguridad, no solo a la población y a todas las actividades que se realizan sobre el espacio a ordenar, sino a las futuras inversiones nacionales e internacionales.

 

Los esfuerzos verdaderamente eficaces para reducir los efectos de los desastres naturales, están estrechamente relacionados con la capacidad para considerar el proceso de reducción de los desastres, como, un elemento indispensable para crear mejores condiciones de vida para la sociedad.

 

En conclusión, es necesario saber que existen muchos instrumentos técnicos y estrategias para evitar los desastres naturales y mitigar sus efectos. Sin embargo, esos instrumentos solo son eficaces si se aplican teniendo en cuenta las condiciones económicas y sociales de la población bajo amenaza. Entendiendo que el objetivo principal de la planificación y la gestión ambiental es mejorar de manera sostenida la calidad de vida de la sociedad actual y futura, mediante el uso sostenido y rentable y a largo plazo de los recursos ambientales de los países.

 

Se requiere percibir el ambiente como una interacción entre la naturaleza y la sociedad, por lo que es necesario entender que el ambiente no es solo un elemento físico, sino que debe considerarse, también la forma en que la sociedad lo utiliza positiva o negativamente, para que sirva de base a la planificación social y económica de los países, en el conocimiento de las situaciones de amenazas y en la definición de las medidas necesarias para reducir esas amenazas.